Inicio Espectáculos Sergio Madrigal platica de su personaje Emiliano en “Tu vida es mi...

Sergio Madrigal platica de su personaje Emiliano en “Tu vida es mi vida”.

36

Sergio Madrigal da vida a Emiliano en “Tu vida es mi vida”, producción de José Ignacio Alarcón y que se transmite de lunes a viernes por “las estrellas” en el horario de las 18:30 horas.

Platicamos con Sergio Madrigal, gracias a las finas atenciones de la licenciada Olivia Flores, de TelevisaUnivision.

MD’B: Estás dando vida a Emiliano. Mucha gente se ha de sentir identificada con él.

SM: Sí, bastante; grandes y chiquillos. De repente uno busca ciertas salidas que no son muy correctas para algunos problemas. Al final, me gusta mucho interpretar a Emiliano porque es como el proceso del camino que él toma, que algunos se clavan ahí y ahí se quedan y eso es lo que no se puede permitir y hay otros que eso les ayuda a tocar fondo o a ver que por ahí no es y buscar otro mejor camino.

MD’B: Para ti, ¿cuáles son las fortalezas de Emiliano?

SM: Una de sus fortalezas principales es que es una persona muy familiar, tiene gente querida cerca y aunque no parezca, y aunque a veces es difícil expresarlo o notarlo, es una persona muy amorosa. Yo como Sergio Madrigal siempre he dicho que el amor es el poder más fuerte que hay en este planeta, en este plano, y con el amor todo sale a flote, bueno o malo, pero aprendes cosas. El amor te lleva a lugares que no te imaginabas y esas son las fortalezas que diría yo de Emiliano, que es muy familiar y amoroso y eso lo ayuda a salir de los problemas. Hay mucha gente que no encuentra amor y me refiero amor en general, amor a un familiar, amor a una mascota, amor a una pareja, pero el amor es lo que en este caso y siento yo que en todas las personas, el amor es lo que te ayuda a salir adelante.

MD’B: ¿Cuáles son las debilidades de Emiliano?

SM: Es un chavo muy inseguro. Perdió a su padre cuando tenía once, doce años, y el perder al padre, el no tener una figura paterna, en la mayoría de los casos, un psicólogo me lo dijo, la gente se va un poco al lado de la inseguridad, pero la inseguridad un poco agresiva; esa inseguridad que no quieres demostrar y entonces tratas de mostrar mucha seguridad, la cual no tienes y eso se convierte en agresión, en alcoholismo, en drogas, porque estás tratando de esconder esa inseguridad que muy en el fondo la tienes arraigada a ti y la sacas con diferentes adicciones o diferentes cosas que te sacan de lo normal y te llevan a un lugar en donde tú eres seguro, tú eres el jefe, tú eres el rey, tú eres el mero, mero y no es así, sino es al revés, cada vez es más inseguro.

MD’B: ¿Consideras en este sentido que la autoridad paterna que pierde a la hora que fallece su padre, no la toma Paula Lugo que es su mamá, el personaje de Susana González y eso le provoca a él mucha incertidumbre, mucha inseguridad?

SM: No, de hecho, sí la tomase pone a trabajar y hace todo lo posible para sacarlos adelante, pero se le olvida que también es mamá. Entonces no solo carecemos de la figura paterna, sino ahora también carecemos de nuestra figura materna, porque nuestra mamá ahora está intentando ser nuestro papá y a lo mejor nosotros estamos cerrados a que no sea porque somos conscientes de que perdimos a nuestro papá y eso no va a regresar, pero tenemos a nuestra mamá y en el momento en que ella trata de ser nuestro papá hay como una laguna, una inseguridad de “me falta mi figura paterna y ahora me falta mi figura materna porque mi mamá está tratando de suplir la figura paterna, pero está fallando en su figura materna”. Por eso Emiliano, Diego que es el hermano y Susy que es la más chiquita, también andamos en un limbo de que no sabemos qué está pasando, estamos enojados con ella porque no queremos que sea nuestro papá, queremos que sea nuestra mamá y entre todos ver la forma de no suplir al papá, porque nunca se suple una pérdida así de ningún tipo, pero de qué manera podemos seguir viviendo esta vida sin nuestra imagen paterna física, porque la tenemos en espíritu, la tenemos en el cielo y luchamos con eso. Pero que nuestra mamá se vaya del lado de que ahora es también el padre de nuestra familia, si ella lo hace es porque no sabe en el momento cómo reaccionar y cómo resolver esa situación, pero a los hijos nos afecta en el sentido de que “ahora tenemos una mamá que intenta ser nuestro papá, pero que no es mamá, ni papa”.

MD’B: Para ti como actor, ¿qué es lo más difícil de interpretar de Emiliano?

SM: Toca muchos puntos muy profundos, muy en el hoyo, muy en la oscuridad, y meterme a esos lugares tan oscuros de tristeza, de ya no poder más, de no ver la luz al final del túnel y toda esa tormenta de puras malas noticias, de puras malas cosas, es lo que más me ha costado y lo que más he disfrutado de Emiliano, porque también me encantan lo retos y siempre trato de crecer. Por ejemplo, en esta novela la leí completa y dije “aquí están estas escenas que son las que sé que me pueden costar por meterme en esos lugares que digo” y las disfruto mucho porque son retos logrados, retos cumplidos. Emiliano es una persona que sufre mucho; a veces no se nota porque trae el alcohol, trae a su novia, trae diferentes distractores de la realidad que lo ayudan a no sentir tan triste, no sentirse tan mal todo el tiempo, pero en el momento en que Emiliano está solito, en el momento en que recibe ciertas noticias es cuando se va a lo más profundo de su oscuridad y eso es lo que yo como actor sabía que eran las escenas un poco más complicadas, un poquito con más fondo, más importantes por así decirlo y las disfruto muchísimo, pero también son escenas que tengo que trabajar mucho.

MD’B: Con un personaje tan complejo, que tiene tantos problemas, ha de ser difícil jugar mucho con los flashbacks entre escena y escena, entre tantos días de grabación.

SM: Sí, Emiliano tiene varios flashbacks de cómo era su vida antes, cómo era su vida en el momento en que perdió a su papá, cómo se fue desarrollando y no sé si difícil, pero los disfruto mucho. Es como meterte a otro personaje; cada personaje es una persona real en el mundo y como personas de repente cambiamos. Yo soy otra persona porque aunque estoy en el mismo cuerpo, no soy el mismo que era hace siete años, el mismo que era hace cinco años. Hacer esos flashbacks a mí me gusta mucho porque es hacer otro personaje, es hacer sí a Emiliano, pero el Emiliano de hace cuatro años, que era muy diferente al Emiliano de aquí, porque el de aquí ha vivido diferentes cosas a las que ha vivido allá, ha superado diferentes cosas que el de hace cuatro años, entonces me gusta porque es una oportunidad de interpretar tu personaje al máximo y no solo estar interpretándolo en este año que está transcurriendo en la ficción, más bien, lo estás interpretando de toda la vida, de por qué es así para hacerle entender al público también de por qué toma las decisiones que toma, por qué de repente se asusta con lo que se asusta, le da miedo lo que le da miedo, le gusta lo que le gusta, ayudan mucho esos flashbacks para enseñarle al público y como actor es muy rico interpretarlo porque es hacer el mismo personaje pero en otra etapa de su vida que lo hace otro personaje.

MD’B: ¿En qué te pareces a Emiliano?

SM: Me parezco en muchas cosas. Tiendo un poco a evadir cuando hay problemas que no me gustan, que están a lo mejor por encima de mí, de repente trato de evadirlo inconscientemente, trato de hacer otras cosas para no pensar en eso. No voy a decir que caigo en el alcohol o en las drogas, pero sí evadir, tratar de buscar otros caminos para no sentir ese dolor, no sentir esa preocupación, que al final está mal. Lo que tienes que hacer es enfrentar los problemas, ponerles cara, nombre y apellido y enfrentarlos con todas las de la ley para superarlos. ¿Es difícil? Claro que es difícil y doloroso y es un proceso, pero es la única forma de salir de un problema, ya que te das cuenta a la hora de que lo enfrentas te das cuenta que no era tan grande como lo tenías en tu cabeza. Eso es algo que me parezco a Emiliano.

MD’B: ¿En qué no te pareces?

SM: En ese desapego familiar que tiene por cierto tiempo de la historia, como estar solito todo el tiempo. Yo soy una persona muy familiar y eso de alejarme tanto de mi familia no lo siento tan parecido a mí, pero creo que tengo más similitudes que diferencias.

MD’B: ¿Qué le aprendes a Emiliano?

SM: Justo eso. Le aprendo a ponerle nombre y apellido a los problemas, a darme cuenta que muchas veces los problemas más que un problema es una solución. Solo que le ponemos la palabra incorrecta, porque sí es algo que viene a alterar nuestra vida cotidiana, nuestra zona de confort, pero una vez que tienes el problema de frente y no lo dejas solo en tu cabeza, o lo haces más grande en tu cabeza y lo pones físicamente enfrente de ti y dices “vamos contra esto”, te das cuenta que no es tan importante o tan grande y que más que un problema, es una solución y resolviendo ese problema, pueden llegar más problemas, pero ya resolviste algo que como te alumbra la luz del caminito donde tienes que ir.

MD’B: ¿Por qué el público tiene que ver “Tu vida es mi vida”?

SM: Porque toca muchísimos temas muy importantes. Temas que a veces pasamos de largo. El reparto está hermoso; la gente que está trabajando en este proyecto tanto dentro del set como fuera del set es maravillosa, muy profesionales y se ha hecho una familia hermosa que a lo mejor eso parece como a mí qué me importa como espectador, pero sí, a la hora de verlo en la pantalla se nota esta energía que hay colectiva entre todos. Siento que es un espejo para todas las personas que la están viendo en casita con todos los personajes. Hay mucha gente que se va a identificar con Emiliano, pero también hay mucha gente que se va a identificar con Paula, que se van a identificar con los otros personajes de la otra familia; tienen ahí toda su historia que se va a empatizar muchísimo con la gente. Tocamos amor, tocamos tristeza, enfermedad, muerte, pero también mucha felicidad. Hay de todo; siento que en la novela hay de todos los sentimientos que puedan sentir, están ahí impregnados en la novela y estoy seguro que va a haber mucho debate en casa de “yo estoy de este lado… no, yo estoy de este lado… yo del otro lado…” y es un espejo para toda la gente, por lo que se van a sentir identificados.

MD’B: ¿Qué más viene en tu vida profesional este año?

SM: Ahorita estoy en “Tu vida es mi vida” al cien por ciento, energéticamente y estudiando cada escena. Voy casi en toda la novela, por lo que estoy grabando prácticamente diario y eso me tiene muy agradecido y feliz. Estoy muy seguro que vienen cosas muy padres; después de “Tu vida es mi vida” viene un año lleno de trabajo, de personajes los cuales yo pueda interpretar al máximo y mandar ciertos mensajitos al público que lo está viendo, pero estoy seguro que vienen cosas importantes. Me voy a atrever a decir, pero estoy seguro que viene ya un protagonista este año para mí.