Inicio Poemas Flor roja

Flor roja

253

Diosa de amor de piel cobriza,
de mirada virgen,
profunda y misteriosa.
Tus labios cual mística anémona
me invitan a besarte,
a explorar tus contornos,
tus crestas, y tus fértiles valles.

Delirio que subyuga mi ser de hombre.
Imán poderoso, vórtice que me succiona,
Igual que agujero negro,
en el centro del cosmos.

Me atrapas con tus tentáculos de fuego,
y energía, me transformas.
Mantis religiosa que vas
desarticulando cada parte de mi cuerpo.
Viertes sobre mi carne
tu sustancia letal y me destruyes.

Me dejo llevar por tu flagelo,
por tu ser florecido
que ansioso me recibe.

Sé que eres mi muerte,
la trampa que lapidará mi alma.
Y ante tu belleza me postro,
dispuesto a transitar el inframundo.

Flor bermellón que inyectas
mis venas de mortal deseo.
Me atrapas en la propia red de mi delirio,
de mi amor irracional por ti,
y mi devoción infinita a tu figura.

Unta con tu bálsamo amoroso
la superficie palpitante de mi anhelo.
Desmiembra mi ser con tus besos,
sacerdotisa insaciable.
Y haz de mí un rayo luminoso
que parta en dos
el corazón del universo.

Xóchitl Niezhdanova, poetisa mexicana