Inicio Artículos Artículos de Política El nearshoring. La oportunidad para México

El nearshoring. La oportunidad para México

320

Si bien la pandemia trajo muchas pérdidas económicas alrededor del mundo, también evidenció situaciones que podría mejorar. Prácticas con las que se pueden optimizar las cadenas de suministros, entre ellas el nearshoring.

El nearshoring es la estrategia de externalización por lo que una empresa transfiera parte de su producción a terceros que, a pesar de ubicarse en otros países, están localizados en destinos cercanos y con zona horaria semejante. Esta práctica surge como respuesta al offshoring, que con el objetivo de reducir los costos busca proveedores en otros destinos, por lo general, en Asia.

Ejemplos de lo anterior encontramos en diversos sectores productivos, como en el textil o calzado, donde empresas estadounidenses o alemanas como Nike o Adidas, maquilan sus productos en Vietnam o Taiwán. Así como empresas tecnológicas que sus plantas de ensamblaje como Apple las tienen en China. El sector automotriz no escapa de estas prácticas y que se vio seriamente afectada por la baja producción en los últimos años en el continente asiático.

Hasta el año 2019, los proveedores de las importaciones en México provenían 45% de Estados Unidos y casi el 30% de China, Japón, Alemania y Corea del Sur. Lo que hoy podría incrementarse debido a las causas antes mencionadas.

La pandemia evidenció la vulnerabilidad del offshoring, ya que la logística fue seriamente afectada, debido a la exclusividad de los proveedores que se encuentren en un solo país.

México tiene diversas ventajas que ofrecer a estas empresas que buscan relocalizar sus plantas, con todo y que los sueldos de Asia sean más competitivos. Las difíciles relaciones entre China y Estados Unidos; el T-MEC, que facilita el comercio entre nuestro país, Estados Unidos y Canadá; la proximidad de las dos naciones; los bajos costos laborales en nuestro país; nuestras cadenas de suministros rápidas y seguras; el buen desempeño de la industria nacional, sobre todo en el sector automotriz.

La estabilidad macroeconómica y las últimas reformas en materia laboral hacen de México un país atractivo para recibir mayor

inversión extranjera que se transformará en mayores empleos y mejor pagados.

De acuerdo con Bancomext, el objetivo central del nearshoring es provocar una mayor integración comercial con nuestros socios comerciales, promover la integración de cadenas de valor, atraer la Inversión Extranjera Directa a través de la relocalización de empresas, fomentar las exportaciones y el desarrollo de proveedores, consolidar la capacidad industrial, así como impulsar los sectores estratégicos del país.

Confiamos que las obras de infraestructura como el tren interoceánico, potencialice el crecimiento industrial en el sureste mexicano a través del nearshoring y detone la economía de la región.

René Sánchez Juárez es politólogo y maestro en Ciencias Políticas. Es académico de la BUAP. Dirigente FROC-Puebla.