Inicio Poemas poemas para reflexionar Alucinación

Alucinación

496

Lo supe enseguida
en cuanto entré
vi que estaba aquí
con el delirio trastornado
por el juego mental
de éxtasis arrebatador.

Aunque no lo entendí
estaba embriagado
por el juego alucinado
que me invitó a jugar
y me olvidé de mí
por completo
en el juego de frenesí.

Cuando quise retirarme
me volvió a mirar
con su mirada absorta
que bailaba en sus ojos
mágicos de fuego
mis labios temblaron
y dejaron salir los espantos
para seguir jugando.

Mi mente tartamudeó
¡Oh, Dios mío. Dios mío!
después del último suspiro
de golpe mi cerebro
recordó todo
y mi locura desapareció
para perderse en su mirada.

Enrique Canchola Martínez
11 de febrero de 2024