Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
A ella, a esa mujer que me dio la vida,
yo le escribo con todo mi amor.
A ella que cada día noche tras noche cuidó de mí,
dque por mí daría la vida sin dudar.

A ella,  mi madre,
le agradezco que me haya dado parte de su vida
y todo su amor.

A Dios le agradezco por tan hermoso regalo
y a mi madre le agradezco por la vida que me ha dado.

A ella que me dio su corazón,
con orgullo la llamo por su nombre: “mamá”

Un ángel que del cielo bajó
para poder ser feliz,
un ángel que para mí es el más hermoso.

JOEL_NOLASCO_URBANO*Joel Nolasco Urbano es estudiante de bachillerato originario de San Andrés Cacaloapan, Puebla, México.

Más de la obra de Joel Nolasco Urbano: