Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter

leobardo cruz magarino 2Como el despertar  de un felino embravecido
sale por las noches a luchar  por la vida,
su carácter ha  forjado
como espada de un templario.

A los trece inviernos transcurridos
el carácter de un niño se forjó,
como un cachorro que salió de su madriguera
y  se enfrentó a la vida por muy pequeño que era.

Buscó  refugio en otras partes
y en este mundo solo  quedó.

Buscó  crecer y volar como un ave,
en muy poco tiempo lo logró.

Buscó  ir a todas partes,
un solo motivo encontró:
lograr superarse como un hombre,
de un niño a adulto, un paso dio.

Hoy goza de fuerza interminable,
como lo tiene el corazón de un león,

Manuel Maya lleva por nombre,
empresario  de  profesión,
entre sus amigos se distingue por simpatía y admiración…
todo se debe a su imaginación.

Manuel:  siempre estás dispuesto a luchar por la vida,
la vida misma de un CORAZÓN DE LEÓN.

*Leobardo Cruz Magariño es abogado, amante de la poesía y la lectura.

Más de la obra de Leobardo Cruz Magariño: