Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter

leobardo cruz magarino 2Tienes doce años hijo mío,
orgulloso estoy, te admiro
y cada día que veo pasar el tiempo
busco el momento y te lo digo:
eres un niño hermoso… un buen hermano.
¡Lucha por tus ideales y se buen humano!

Cuando estabas muy pequeño
apenas te sostenías y caminabas titubeante
¡Quién iba a decir que hoy eres como un gigante!

Hoy me sorprendo  al platicar contigo,
invitándome a charlar como un amigo,
me siento feliz… me siento digno.

¡ Bendito seas hijo mío!
¡Qué sigas adelante!
Lucha por la vida,
ten fé en tus ideales
y siempre respeta a tus semejantes.

Nunca pierdas el camino de la vida
y cuando logres cosas buenas
que nunca se te olvide tu naturaleza.

Cumple con la labor humana
que pronto serás un hombre
y con la frente en lo alto
mira hacia el horizonte.

Tendrás oportunidades de anhelo
márcate el destino de hacerlo,
que la fe de la hermandad y la magia de los magos
te dé esperanza de realizarlos.

Gozarás de derechos y  tendrás deberes,
tendrás tu momento para interrogarme
y si en aquel momento estoy equivocado
corregirás mis actos como un buen hermano.

Porque la divina gracia es en nuestra vida
entrelazar los lazos de una familia.
Como tu padre te deseo toda la felicidad:
¡Cumple con el honor de servir a la humanidad!

*Leobardo Cruz Magariño es abogado, amante de la poesía y la lectura.

Más de la obra de Leobardo Cruz Magariño: