Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

PARA MI ESPOSA

Por: Juan Manuel Zepeda*

A la mujer que amo

flor en un millón,

corazón de mi corazón,

alma limpia, regalo de mi Dios.

 

Niña preciosa

a los ojos del Padre,

al nacer su gracia en ti derramó

de valores y virtudes te bendijo

con templanza y pureza

forjó tu corazón.

 

Compañera leal en mis batallas

cual fiero hidalgo defiendes mi pendón.

 

Dulcísimo bálsamo que suaviza mis derrotas

viento  que impulsa a no desistir.

 

Estandarte orgulloso

que izado y hondeado en todo lo alto

le muestras al mundo

las victorias de tu campeón,

heredera de mis tesoros conquistados,

ama de mi alma

la dueña de las llaves de mi corazón.

 

 

Médico pacientísimo,

en mis convalecencias,

en lo próspero y adverso

esposa incondicional.

 

Rocío que refrescas al amanecer mi alma,

presencia   que motiva  mi corazón,

figura torneada que alegra mis pupilas,

arco iris que decoras con tus pinceles nuestro amor.

 

Hoguera que aviva,

fuego que ilumina,

dulce llama

calor del hogar

 

Regazo de rosas

donde mi ser reposa,

cuerpo almendrado

que mis sentidos suspende.

 

Ángel sin alas

que el cielo me ha donado,

fuente de ternura

dulce gotita del amor de Dios.

 

Ángel sin alas que el cielo me ha donado,

Fuente de ternura.

Dulce gotita del amor de Dios.

 

*Juan Manuel Zepeda es ingeniero mecánico eléctrico y radica en Tlaquepaque, Jalisco, México.

 

Más de la obra de Juan Manuel Zepeda: