banner noviembre04

Búsqueda personalizada
EL PROCESO EDUCATIVO PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 240
MaloBueno 
Indice del artículo
EL PROCESO EDUCATIVO
Páginas 2
Todas las páginas


EL PROCESO EDUCATIVO

Por: Rafael Fiscal Flores*

  En la columna de la semana pasada, inicié diciendo que el aula es ese espacio olvidado que nos va moldeando como profesores y en donde pasamos la mayor parte de nuestra vida como docentes, y concluí afirmando que las tareas de la profesión de enseñar se van haciendo y descubriendo en ese espacio físico llamado salón de clases o aula.

 Como se recordará las preguntas núcleo de mi intervención tienen que ver don flancos; por un lado la acción educativa vista desde la perspectiva de la reflexión sobre mi práctica docente y, por otro, desde la óptica del método. Después de haber redactado la conclusión de la semana pasada, me hacía algunas preguntas que trataré de reproducir y de ser posible contestar en esta segunda columna.

 ¿A que fines servimos como profesores? Una respuesta apresurada sería “formamos a los ciudadanos del mañana”. Pero mucho me temo que no es así de fácil, porque eso me lleva a preguntarme ¿cuál es ese tipo de ciudadano que estamos formando?, ¿cuáles deben ser las características de ese prototipo de hombre? No será acaso, que como afirma Fullat (1997:56) “La educación es trágica y los educadores pueden experimentar en sus biografías la tragedia, dado que su destino no radica exclusivamente en tener que legitimar al poder con la doxa, sino también en descubrirse simultáneamente hechizados por el grito de la alétheia, de la verdad y de la bondad [...]”. Este encuentro del profesor con la legitimación de la “verdad” que no es otra cosa que dar por hecho que los “acuerdos” entre algunos, se convierta en una verdad que pone de acuerdo al mandato y a la obediencia, esto es, la manera de ver de algunos se convierte en un conocimiento aparente de la realidad que no ofrece certezas, que gracias a una técnica triunfa y convence. De ser así, la paideia tiene como función la “producción” de ciudadanos con niveles de ignorancia insultantes, pero peor aún resulta que tales ciudadanos ignoren cuales son sus metas. Después de todo siempre resultará más provechoso y fácil para algunos practicar el poder frente a ciudadanos ignorantes. Sin embargo no todo está perdido, el profesor ocupa una posición privilegiada, que le otorga el hecho de ser uno de los agentes transformadores y activos del proceso educativo, donde si se quiere se puede practicar una educación que no esté al servicio de la ignorancia histórica. Como quiera que sea más adelante intentaré abordar este tema de forma más amplia.

 

 Retomando el proceso de reflexión de mi práctica docente, hoy trataré el tema del proceso educativo. La razón de hacerlo así tiene que ver con el hecho, de que en la medida que comprenda el proceso educativo podré estar en condiciones de comprender más a fondo las tareas que implica ser profesor.

 

 Cualquier proceso educativo necesariamente esta vinculado con una noción de educación que sustente y dé cuenta de dicho proceso. Las nociones sobre educación pueden, y de hecho son, diversas a lo largo de los tiempos, atendiendo a ciertos contextos socioculturales. En cualquiera de las sociedades contemporáneas han existido educadores, instituciones educativas y teorías pedagógicas; es decir, encontramos una acción educativa planeada conscientemente intencional y sistemática por la cual el hombre se educa. Como quiera que sea, Fullat (2000:115) lo sintetiza al afirmar que “Educamos para encarnar en las sociedades históricas un concreto modelo de hombre...”, y continúa explicando que “Siempre se educa tomando como modelo al hombre de tal sociedad, o de tal clase, o de tal ideología, o de tal raza” (Fullat, 2000:116).

 

 
 Vista la acción educativa como una acción planeada conscientemente intencional y sistemática, implica en palabras de (Fullat, 2000:116) interpretar la educación desde los referentes del sistema educativo que la organiza y promueve, del producto que se obtiene gracias a la acción educativa y del proceso que pone en situación de intercambio y de influencias recíprocas a dos o más personas. Sarramona (1989) afirma que la actividad educativa intencional y sistemática produce como efecto un desarrollo perfectivo en el sujeto. De la afirmación anterior se desprende el concepto de perfeccionamiento, que caracteriza al proceso que actúa sobre el sujeto que no ha llegado a un estado de perfección, pero que se dirige hacia él.

 

 
Tenemos 4217 invitados conectado(s)

Sabersinfin.com Sureste

colaborador

Poema
José de Jesús Fernández Pérez

luis fernando paredes

Entrevista
Luis Fernando Paredes Porras

colaboradora

Poema
Guadalupe Martínez Galindo

colaboradora

Cuento
Gloria Carrasco Oropeza
  • Hoy y Siempre
Previous Next